Cellar Tours Blog

Vega Sicilia, El Valor de un Mito- Vinos Iconos

Posted by gen On December - 26 - 2008

VEGA SICILIA- EL VALOR DE UN MITO, Alberto Coronado

No se sabe a ciencia cierta de cuando data exactamente la primera botella del mítico tinto Vega Sicilia si es de 1917 o de 1915, lo que si es cierto que había nacido algo más que un vino. Había nacido la leyenda, no sólo del vino más caro de España sino del mito más reconocido dentro y fuera de nuestras fronteras.

Vega Sicilia

Todo comenzó con el primero de la saga Don Eloy Lecanda, que en 1848 compró al Marqués de Valbuena una finca de más de dos mil hectáreas en las que plantó cepas bordelesas de Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot y Pinot Noir. La tinto fino, como se conoce a la tempranillo en la Ribera del Duero fue traída posteriormente. Pero curiosamente fue el brandy, lo que le dio sus primeros reconocimientos a la finca y así en 1876 la bodega, que entonces se llamaba “Bodega de Excelentísimo Sr. Don Eloy Lecanda y Chaves” obtuvo su primer certificado de calidad en  Filadelfia.

En 1888 la sociedad pasaría a manos de Pascual Herrero Bux, dejándola en manos de su hijo Antonio Herrero. En estos años la filoxera arrasaba los viñedos de la Rioja, y Don Cosme Palacio un bodeguero riojano con sede en Laguardia buscaba vinos que fueran parecidos a los que el elaboraba en Bilbao. Y los encontró en el Duero, ofreciendo a los hijos de Antonio Herrero el alquiler de la bodega por un período de 10 años, poniendo al frente de la misma a un personaje crucial en la historia futura de la Vega Sicilia: Domingo Garramiola “Txomin”.

Vega Sicilia

Cuando vence el contrato de arrendamiento de la bodega a los hermanos Palacio en 1915 y con la experiencia adquirida en los últimos años al cargo de la bodega “Hijos de Antonio Herrero”, Txomin ya veía el momento de hacer un vino diferente y propio, al gusto de la época, con largos envejecimientos en barrica y embotellados según llegaban los pedidos. Vislumbró el potencial de la finca y vio que contaba con una materia prima excepcional. Fue en la Sociedad de Tiro de Pichón, de la que Luís Herrero era miembro como buen aficionado a la caza, donde presentó las primeras botellas de Vega Sicilia, regalándolas a los amigos.

Era el nacimiento del vino más exclusivo de España, un vino “único” que no se podía comprar con dinero y sólo si alguien se empeñaba en comprar alguna botella tendría que atenerse al precio caprichoso de su propietario. La botella vestida de la famosa etiqueta en blanco y negro diseñada por Jaime Frades Lavandeore ya estaba circulando por las más acaudaladas familias y por lo clubes más selectos de la época, cubriéndose poco a poco de grandes dosis de glamour y a su vez engrandeciendo la leyenda que hoy es Vega Sicilia.

Vega Sicilia

Los actuales propietarios de la firma, la familia Álvarez ha continuado la tradición de la casa pero con una apuesta por la modernidad muy notable. Ha respetado las prolongadas crianzas de sus vinos pero han puesto “patas arriba” la bodega y las viñas. Renovaron barricas, pusieron al día  las instalaciones, ampliaron los viñedos, saneando las viejas viñas etc. Una primera medida fue la de eliminar del catálogo de vinos el Valbuena 3ª año, dejando sólo el Valbuena 5º año, el “único” y el “Reserva especial”. Hoy en día el vino no pasa tanto tiempo en madera como sus antecesores. Aún así el “Único” no sale al mercado con menos de 10 años desde la fecha de la cosecha.

Uno de los objetivos de los actuales propietarios era autoabastecerse de uva para controlar así el proceso en su totalidad. Se puede decir que actualmente Vega Sicilia es una auténtico vino de pago al estilo de loas grandes firmas bordelesas. La selección de la mejor uva de sus pagos se hace en la propia viña, quedándose sin vendimiar la que no da la talla y posteriormente en una mesa de selección se hace una segunda criba. Sólo la mejor uva para el mejor vino. No puede ser de otra manera, ningún vino del mundo aguantaría la “paliza” oxidativa a la que es sometido el Vega Sicilia si no contase con una materia prima sana  y con un equilibrio perfecto entre graduación y madurez fenólica.

Vega Sicilia

Es después de la fermentación cuando en las bodegas comienza el “viaje” del vino por distintas maderas. Desde los grandes tinos donde pasa su primer año, hasta pasar 2 años por barricas nuevas, mas tarde pasa otro año en barricas de más edad para afinar el vino, y los tres años restantes los pasará en barricas viejas que ya no le aportarán estructura sino finura y elegancia. Todo este período se complementa con dos años en botella donde el vino se afinará y creará ese bouquet tan identificativo de los vinos de la firma.

Todo el trabajo y el tiempo del mundo para crear un vino mítico que para mantener ese halo de exclusividad no se vende mediante distribuidores, sino por un sistema de cupos que el propietario, Pablo Álvarez controla personalmente dependiendo del volumen de botellas conseguidas en cada cosecha. La lista de espera para incorporarse al selecto club de los futuros compradores de Vega Sicilia es superior a la de los integrantes del cupo, pero si se quiere pertenecer a este reducido grupo de privilegiados hay que esperar a que algún socio se dé de baja o que durante dos cosechas no haga ningún pedido.

Esta bodega utiliza como nadie el sentido de tradición y modernidad. No está sujeta a “modas” pasajeras, aplica tan solo el sentido común para hacer sus vinos, transmitiendo en cada cosecha toda la sabiduría acumulada durante décadas por sus gentes. Eso si; cuando las condiciones climáticas de cada año permiten elaborar el tan codiciado Vega Sicilia.

Vino Icono

CATA DE VINOS

Valbuena- El tinto Valbuena tiene una crianza más corta que el Vega Sicilia Único. Procede de viñas algo más jóvenes y, en su composición, se encuentra mayoritariamente tempranillo y más merlot que cabernet sauvignon. De un precioso color cereza granate con ribete anaranjado. Los aromas tienen los matices de guinda en licor, eucalipto o grosellas. En boca, tiene una estructura más magra que el Vega Sicilia Único, es licoroso y largo.

Vega Sicilia “Unico”- Procede de las viñas más viejas de la propiedad y en su composición, además de tempranillo, entra más cabernet sauvignon que merlot. Aunque tenga más años, el tinto mantiene una viveza proporcionada por su buena acidez compensada con un rotundo grado alcohólico. Tiene un intenso color cereza madura, con el borde vivo de un vino que siempre está en plenitud. En el aroma prevalecen los toques tostados de la madera, con notas avellanadas, trufa, confitura y frutos negros. Es tremendamente elegante, maduro, con taninos secos y agradablemente amargos del roble. Es un vino muy largo de sabor.

Vega Sicilia “Reserva Especial”- Es el vino donde se concentra lo mejor de cada año para hacer un tinto verdaderamente de diseño. El Reserva Especial muestra un tono cereza oscuro, pleno de color y entero, con una nariz elegante, con bouquet fino y especiado. El tiempo y la botella le han dado redondez, suavidad y potencia.

3 Responses to “Vega Sicilia, El Valor de un Mito- Vinos Iconos”

  1. Andrés Caleca says:

    te invito a Sicilia amor y de una vamos a esta finca

  2. [...] Vega Sicilia, El Valor de un Mito- Vinos Iconos [...]

  3. Steve,Do you know Matchbook wines of the Dunnigan Hills area? They make Temptranillo based wines with some Graciano. Definitely worth looking into. Great wines, and John and Lynn Giugiere (spelling?) are great people.Michael P.

Leave a Reply