Cellar Tours Blog

Los Vinos de Jerez

Posted by gen On November - 20 - 2008

Luces y sombras en Jerez, Alberto Coronado

El vino de jerez tiene todavía una esperanza para su salvación del olvido y del ostracismo. Los que lo apreciamos en su justa medida tenemos que hacer apología siempre que podamos de sus virtudes, que son muchas. Pero para poder disfrutarlo en todo lo que vale hay que conocerlo y sobre todo respetarlo.

Vino de Jerez

La naturaleza humana es cambiante y a veces contradictoria. Los medios de comunicación, las modas, la influencia de la prensa y el snobismo hacen que de repente un producto tenga un éxito inconmesurable y otras veces fracase estrepitosamente aún teniendo una calidad excepcional.

En el mundo del vino actual pasa muy a menudo. La reciente historia nos ha dado buenas pruebas de ello. Tuvieron su momento los vinos clásicos al estilo bordelés con crianzas prolongadas, altos de acidez y con una estructura media. Estos vinos, que hoy siguen siendo parte importante de las ventas del vino es España, no tienen el beneplácito de los medios escritos, aun siendo en muchos casos el espejo de nuestros vinos fuera de nuestras fronteras. Bodegas centenarias como Riscal, López Heredia, Marqués de Cáceres, La Rioja Alta o Muga , por poner un ejemplo son, sin duda en muchas partes del globo la principal referencia de los vinos españoles.

Ahora las modas van por otros caminos. Con la complicidad de algunos “top-ten” del vino, la tendencia va por vinos con mucho cuerpo y graduación alcohólica, con abundancia de maderas nuevas de los más prestigiosos bosques planetarios y crianzas más cortas. Estos “nuevos vinos” tienen su público fiel y hay numerosos casos de excepcionales etiquetas que han hecho moverse el mercado, incluso a las bodegas más tradicionales, en pos de un revisionismo enológico, para renovar barricas, hacer vinos con más fruta, o seleccionar con más mimo las uvas en la viña.

Vino de Jerez

Y de moda en moda se nos van acumulando cada vez más marcas para elegir, conviviendo vinos a la “antigua usanza” con vinos “supermodernos” con otros “mediopensionistas”. Eso sí, el consumidor medio cada vez está más liado con tantas marcas y con tanta maceración, con tanta barrica de tostado medio “plus” o con tanta media crianza, o crianza “plus”.

Y hablando de líos, si nos adentramos en el vino de Jerez ahí ya el consumidor si que está auténticamente perdido, huérfano y mareado. El vino de Jerez, desde que tuvo su gran momento, cuando era un vino aristocrático en los siglos XVIII y XIX, con el auge del comercio con Inglaterra a la actualidad, donde se bebe exclusivamente en ferias y “saraos”; el desconocimiento o la pereza hace que no se aprecie en su justa medida. Con su historia y su linaje, entroncado con nuestro pasado de una manera muy directa, con antecedentes como los Fenicios, los Tartesos, Al-Ándalus, Alfonso X El Sabio, Magallanes o Juan Sebastián El Cano hacen del Jerez el vino más auténticamente histórico de cuantos ha dado nuestro país.

sherry-master

El consumidor medio está más preocupado por las famosas “histaminas” que tanto dolor de cabeza provocan a los bebedores, que por la variedad de tipos, sensaciones o tipologías que ofrecen los vinos de Jerez, Montilla o Málaga.

Es realmente triste comprobar como en la propia zona donde se producen estos vinos, su desconocimiento sea patente, incluso irritante. La bodegas jerezanas, tal vez escudándose en su pasado glorioso, no han podido, o no han sabido ejercer el liderazgo en cuanto a comercialización de sus vinos en España o fuera de ella. Aun habiendo mercados históricamente fieles como en Reino Unido, Holanda o Alemania, no son suficientes para mantener el volumen de vinos que actualmente se elaboran en el Marco.

El consejo Regulador de la Denominación de Origen Jerez y Manzanilla de Sanlucar está actualmente haciendo ímprobos esfuerzos por relanzar estos vinos por medio de campañas y acciones directas, dirigidas sobre todo al consumidor y a la restauración. Desde estudios donde se pone de manifiesto que el consumo moderado de vinos de Jerez reduce considerablemente los niveles de colesterol o el intento de maridajes de vinos de Jerez con platos para entroncarlo con el mundo de la gastronomía, la apertura al mercado japonés donde ya hay verdaderos expertos venenciadores, hasta las contraetiquetas de vinos de Jerez con vejez calificada, son algunos de los intentos -sin duda loables- del consejo para promocionar nuestras joyas jerezanas en este mundo del vino tan convulso y tan sujeto a los vaivenes de las modas. El resultado más reciente es bastante elocuente: los vinos de Jerez con Vejez Calificada (los VORS Y LOS VOS) han incrementado sus ventas en un 56% y los finos y manzanillas mantienen o aumentas sus ventas. Pero no es sufiente.

jerez-vintage-poster

Aun así, es evidente, cualquiera que haya podido apreciar y degustar un buen oloroso, una manzanilla pasada, un fino en rama, un amontillado viejo o un Pedro Ximenez, que el Jerez no es un vino de “moda”, ni tan siquiera es un vino que se entregue fácilmente al primer sorbo o al primer acercamiento. Como todas las grandes obras maestras, necesitan su tiempo de observación, de estudio y de asimilación. Para saber apreciar un Jerez hay que saber de Jerez; de su historia, de su terruño, de su orientación, de su arquitectura, de su elaboración y de sus distintas gamas y complejidades. Porque si un fino, es un vino complejo, un amontillado lo es más y un palo cortado, ni te cuento.

Complejidad y personalidad, son los calificativos que mejor definirían a un buen Jerez. ¿no es lo que ahora, todos los experto en vinos que se precian buscan ansiosamente, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras?. Pues más cerca no lo podíamos tener, y sin embargo lo ninguneamos, lo ignoramos incluso lo despreciamos. “esos son vinos para viejos”, “me producen dolor de cabeza” o “tienen mucho alcohol” son algunos de los calificativos más comunes que escuchamos a los “entendidillos”.

albariza_soil

Por supuesto que como he dicho antes, las bodegas tienen gran parte de la culpa de lo que está pasando con el Jerez. Primero porque buscaban beneficios rápidos, produciendo brandy a raudales y claro, relajándose con la comercialización e introducción en el mercado de los grandes jereces. Luego, tras el descenso de las ventas del brandy, ahora están intentando aprovechar el tirón del vino de mesa y abriendo bodegas por doquier en zonas “tradicionales”. Todos los esfuerzos para encontrar rentabilidad a un negocio rentable, pero mal gestionado.

El Consejo Regulador hace lo que puede, incluso creo que lo está haciendo bien, aunque también creo que a veces se sentirá desasistido, cuando no encuentra apoyos en las propias bodegas. Si uno viaja a ferias internacionales de vino, se pueden encontrar representadas las mayor parte de las bodegas históricas del mundo, menos Jerez. Alguna bodega jerezana en un esfuerzo por dar a conocer sus vinos en el extranjero, se la puede ver casi sola en un stand en la Wine Experience o en Vinexpo, rodeada de otros vinos, también excelsos, seguramente con menos historia pero también con menos complejos.

Llegados a este punto, necesito gritar un ¡basta ya! para poder desahogarme, porque entre unos ,por ignorancia, y otros ,por dejadez, estamos quebrando el mito del vino jerezano para relegarlo a la barra de la feria de turno mezclado con seven-up. Podríamos decirle a Fernando Alonso que celebre sus victorias en la Formula 1 regando con vino de Jerez a sus rivales en la competición.

Bodega Domecq, Jerez

A los hosteleros

¡basta ya! de servir (cuando los tienen) los finos y manzanillas calientes y abiertos desde hace más de un mes.

¡basta ya! de que tengamos que pedir licores de “finas” hierbas después de una comida porque no tienen un oloroso o un Pedro Ximenez a su temperatura. Por favor incluyan vinos de jerez en sus cartas, de verdad se lo agradeceremos.

A la prensa especializada

¡basta ya! de puntuaciones, tomando el vino de Jerez como uno más entre todos los crianzas y reservas del mercado. Las puntuaciones de los jereces se deben enmarcar dentro de su tipicidad y sólo son comparables con ellos mismos. Por su sistema de elaboración, no deberían fluctuar las puntuaciones tan ostensiblemente de unos años a otros (que no de unas cosechas a otras). Y por favor ¡escriban más sobre el tema!.

A los bodegueros

¡basta ya! de mirarse al ombligo y a vivir de los recuerdos, el vino de Jerez está abocado a ser grande de nuevo o morir en el intento.

Vayan a las ferias internacionales juntos, hagan fuerza, renueven sus etiquetas, actualicen el marketing para llegar a gente más joven.

Dejen de mirar el negocio fuera del Marco de Jerez y atiendan su casa, que se está agrietando.

Al consumidor

¡basta ya! de no saber diferenciar el todo (Jerez) con la parte (fino). Que un fino es un Jerez pero Jerez es algo más que finos y manzanillas.

Si tiene inquietud por el vino; pregunte, infórmese que descubrirá algo más que un vino; el Jerez es historia viva de nuestra civilización y el único vino realmente “nuestro” que aportamos al mundo vitivinícola.

Yo mientras tanto disfrutaré, mientras pueda, de un vino de sacristía escuchando una guitarra flamenca, que la vida se vive sólo una vez.

Vino de Jerez

2 Responses to “Los Vinos de Jerez”

  1. I am a regular reader of your blog and would just like to say thanks! I am due to start my own blog an would like to know how to go about doing so. I hear a lot about WordPress is this a good site to use? Thanks. Restaurant in Ilfracombe

  2. Me gustaría saber más sobre los denominados finos, jereces y/o amontillados. Se insiste en que es lo mismo y parece que no es así.

Leave a Reply